Más líderes, si cabe.

Marc Solà tuvo una actuación destacable. En la foto, su segundo touchdown. Foto: Gabriel Roche

Los Pioners de L’Hospitalet dejaron prácticamente sentenciada la fase regular de la LNFA tras vencer de forma clara a los Dracs de Badalona por 23 a 16. El equipo de Teo Polanco controló el partido tanto en ataque como en defensa durante todo el partido. Una vez más, Mark Nicolet #15 dio una lección de cómo dirigir un ataque, repartiendo jugadas por el aire como por el suelo y convirtiendo a Hugo Solo #18 y Marc Solà #24 en protagonistas del encuentro. Por su parte, los Dracs plantearon el partido con el objetivo de quemar cuanto más tiempo mejor, convencidos de que sus opciones pasaban por encajar la mínima cantidad de puntos posibles y dejar en manos de alguna genialidad de Nordi Ben Moussa #5 la posibilidad de anotar. Pero enfrente se encontraron a una gran defensa que, a pesar de encontrarse con la lesión de Matt Lien #6 en el primer drive, supo reorganizarse y parar por completo el juego de carrera contrario, con un Sean Hoyes #4 líder de la defensa y un Pere Fortuño #72, que pasa por una segunda juventud, y que impuso su ley en las líneas.

El primer cuarto pasó muy rápidamente, principalmente por el juego de carrera de ambos equipos. Los Dracs tuvieron dos drives de posesión, en los que no llegarían a cruzar el medio campo. Por su parte, los rojinegros llegaron hasta la red zone, intentando el chut a palos, pero el field goal saldría muy desviado.

Ya en el segundo cuarto, los Pioners llegaban de nuevo a la red zone, pero un placaje de Demetrius Eaton #15 hacía que Ramón Figueroa #7 perdiese el balón, que era recuperado por la defensa de Badalona. Tras un largo pase de Sergi Gonzalo #7 sobre Eaton, seguido de una falta personal de los ribereños, los Dracs se plantaban en la yarda 6 de Pioners. Dos jugadas necesitaría Ben Moussa para conseguir la primera anotación del partido; en la jugada adicional, Juan Carlos Lagranje #3 tocaba el balón lo suficiente para que el chut quedase corto pero, en una discutida decisión, los árbitros hacían repetir la jugada por contacto ilegal con el chutador. En esta segunda oportunidad, el balón pasaba entre los palos y los Dracs conseguían el punto adicional. Lejos de hundirse, los Pioners volvían a la carga, con un drive 100% de pase. Sería finalmente Solo quien atrapaba un pase en la esquina de la end zone y conseguía el primer touchdown de Pioners; Sergio Vélez #84 conseguía el punto adicional de chut. En la réplica, una larga carrera de Ben Moussa dejaba el balón a las puertas de la red zone, pero la defensa de Pioners aguantaba los cuatro downs, con jugada de engaño de chut incluida, a pocos segundos del final de la primera parte.

Comenzaban atacando los Pioners en la segunda parte y en el primer drive Solà conseguía anotar mediante una carrera de seis yardas. Los de Badalona lo seguían intentando jugada tras jugada dándole el balón a Ben Moussa, quién no conseguía avanzar más que unas pocas yardas en cada intento, hasta verse obligados los Dracs a alejar el balón mediante punt. Los Pioners y, de nuevo, los Dracs tendrían un drive para intentar anotar, pero sin consecuencias.

En el último cuarto del partido, Solà corría con el balón prácticamente todo el drive, y era él mismo el encargado de anotar su segundo touchdown particular. Los de Badalona intentaban que los ribereños no se fueran en el marcador, pero no podían hacer nada ante la contundente defensa de Pioners. En cuarto down se jugaban una jugada de engaño de punt, pero no conseguían su propósito, dejando el balón en el mediocampo a los Pioners. Y desde ahí Nicolet conectaba con Solo para un nuevo touchdown que dejaba sentenciado el partido; Vélez anotaba el punto adicional. Teo Polanco empezaba a dar minutos a todos los jugadores en el último drive del partido y, a menos de un minuto del final Ben Moussa conseguía su segunda anotación. Los Dracs intentarían conseguir la posesión del balón mediante un inside Kick, pero el balón era atrapado por Pioners, con lo que, tras un par de jugadas, el partido concluía.

Tras este partido, los Pioners mantienen el liderato, que ya no abandonarán salvo caso de un auténtico desastre. El partido, presenciado por unos centenares de espectadores, también fue seguido por un buen número de aficionados a través de Internet mediante Pioners-TV. El próximo compromiso será ante los Mariners de Gijón, farolillo rojo de la conferencia, y que no debería suponer mayor problema para los ribereños.

{loadposition encontenido}
Volver arriba