MJO

Mjo colgando la pancarta de apoyo a Pioners en la final de liga, junto con Rafa unamuno y otro fan “Grande”, Quizá el más Grande de todos. Foto:Xavi Martí

María José, MJO, es una recién llegada a Pioners. Acudió a la final de liga invitada por sus amigos Trix y Rafa y ha decidido escribir una entrada en su página de Facebook contando lo que ha vivido y sentido durante dos días con el equipo. Gracias Mjo por tu historia y por permitirnos compartirla.

La vida se compone de momentos. Algunos son tan malos que luchas por olvidarlos lo antes posible y seguir adelante. Otros, en cambio, son auténticos regalos, instantes de luz que se instalan en tu memoria para siempre, disponibles para echarte una mano cuando todo te va mal y crees que nunca conseguirás que mejore. Este fin de semana ha sido de los últimos, uno muy largo y especial. Inolvidable de principio a fin.

Explicar todo el viaje sería muy largo y ni yo tengo tiempo (me esperan mis abandonados deberes de inglés) para hacerlo ni vosotros paciencia para leerlo, así que voy a concentrarme en hablar de sentimientos, ok?

No soy una persona demasiado abierta; puede parecer lo contrario, pero en realidad soy tímida hasta decir basta. Me cuesta entablar relación con desconocidos hasta cuando vienen de uno en uno, así que en pack es algo como muy complicado para mí. Sin embargo, al final de estos dos maravillosos días he acabado pensando que he conocido a un montón de gente nueva que, más o menos, se han convertido en amigos. Hemos compartido unas horas mágicas, llenas de tensión que acabó explotando en la mejor de las sensaciones: la de la victoria, el trabajo bien hecho, el esfuerzo que obtiene recompensa y la alegría inmensa de tocar el cielo con la punta de los dedos. Los gritos, las risas, algún que otro bailecito, las lágrimas de emoción, los abrazos… Todo, absolutamente todo. Cuando el árbitro (¿se llaman así también en fútbol americano? Tengo mucho que aprender aún!) señaló el final del partido, cuando todavía quedaban poco más de ocho segundos en el reloj de tiempo, explotamos. Verlos a ellos dando saltos por el campo, alzando las manos al cielo, fue uno de los momentos más emocionantes de mi vida. Y ese momento se alargó, sigue alargándose porque hoy, cuando he vuelto al trabajo y me he encontrado con el lío que me han dejado como regalo, sólo tenía que cerrar los ojos y volver a vivirlo para sonreír y olvidarme de todo.

En fin, que me enrrollo! Yo sólo quería darles las gracias por dejarme formar parte de esos momentos, por hacerme sentir una más, por compartir el antes, el durante y el después del partido, por descubrirme un mundo nuevo del que todavía tengo muchísimo que aprender y disfrutar. Lo que he vivido ha sido increíble, y no me refiero únicamente a la victoria sino a todo lo que le acompaña. Son una familia y yo he formado parte de ella, una parte muy pequeña seguramente, pero ahí he estado y estaré.

Gracias a Trix y Rafa, que me dijeron que tenía que ir a verlos jugar porque seguro que me encantaba y, como me conocen muy bien, acertaron de pleno. Gracias a Teo, que además de ser un gran entrenador es una magnífica persona. Gracias a Santos, a Toni y a Xavi, que compartieron conmigo anécdotas y fotografías que perpetuarán estos días en mi memoria, para siempre. Gracias a los jugadores, a todos (lo siento, todavía no conozco todos los nombres pero prometo intentar arreglarlo!), por hacerme vibrar en las gradas y reír en el autocar de ida y de vuelta. Gracias a los que estuvieron con nosotros animándoles en minoría absoluta y que gritaban tanto que desde el otro lado del campo los chicos pudieron sentir nuestro calor.

De corazón a todos, gracias por hacerme inmensamente feliz.

Mjo

{loadposition encontenido}
Volver arriba