XVII LNFA: Casta de campeón.

El DL#99 Eduardo Torrente, celebra la consecución de un sack. Foto: Gabriel Roche.

Los Pioners de L’Hospitalet dieron una lección de pundonor en el derbi catalán de la primera división nacional, al imponerse a domicilio a los Dracs de Badalona por 33 a 46. Los ribereños pasaron serios apuros tanto en la primera parte como al principio de la segunda, cuando la suerte les parecía haber dado la espalda. Pero una gran reacción, anotando 5 touchdowns consecutivos hizo, no sólo que dieran la vuelta al marcador, si no que éste superase por segunda vez esta temporada los 40 puntos. En pocos partidos el trabajo de los jugadores de línea fue tan decisivo como éste. La línea de ataque dio todo el tiempo del mundo a Andrew Robinson #9 para lanzar, y abrió los huecos suficientes para que Marc Solà #24 corriera un buen número de yardas. Pero donde hubo un gran trabajo fue en la línea de defensa. Aitor Peña #98, Edu Torrente #99 y David Leal #66 por dentro, y Abdou Mballo #97, Carlos García #53 y Noel Ribera #40 por fuera, anularon por completo el, ya de por sí, limitado juego de carrera de los Dracs, y realizaron una presión sin descanso sobre Zack Asack #3, que pocas veces pudo lanzar con comodidad.

Sin embargo, mal empezaban las cosas para el equipo de Teo Polanco, pues en la segunda jugada del partido, Asack conectaba con Chad Upshaw #15, quien daba muestras de su calidad y corría hasta entrar en la red zone. Era finalmente Joan Carles Bartra #22 quien inauguraba el marcador al atrapar un pase en la end zone. Asack intentaba de carrera los dos puntos de la jugada adicional pero era parado. Los ribereños salían a la réplica, alternando pase y carrera, llegando al borde de la goal line. Robinson, en jugada de QB sneack, empataba el partido para Pioners; Sergio Vélez #84 conseguía de chut el punto adicional. De nuevo al ataque los Dracs y, cuando Asack estaba a punto de ser placado, se sacaba un pase de la chistera para conectar de nuevo con Upshaw, que dejaba el balón en la yarda 3. Era el propio Asack quien entraba con el balón para la segunda anotación de Badalona. La jugada adicional de pase no daría frutos y en el siguiente drive, un error en el punt de los rojinegros provocaba un safety que daba a los Dracs dos nuevos puntos.

Comenzaba el segundo cuarto, con la lluvia de protagonista, donde cada equipo tendría un drive sin consecuencias, alejando mediante punt. En el tercer drive, un par de faltas metía a Dracs en la red zone de Pioners. Desde ahí, Asack conectaba con Eduard Pujadas #81 para otro touchdown. Un drive sin consecuencias para el marcador para cada equipo, dejaba el balón en manos de Pioners a falta de minuto y medio para el fin de la primera parte. Robinson empezaba a soltar el brazo y, a base de pases, los ribereños avanzaban hasta la zona de anotación. Finalmente, Víctor Martín #86 atrapaba un pase en el límite de la end zone, consiguiendo acortar distancias en el marcador.

Ya en la segunda parte, la mala suerte se cebaba en Pioners, cuando el resbaladizo balón saltaba de los brazos de Solà ya en campo de Dracs, y caía en las manos de Albert Pascual #26, quién retornaba el fumble para touchdown; Marcel Reuter #88 anotaba el punto adicional de chut. Los Pioners volvían a intentarlo, llegando hasta medio campo mediante carreras, pero un pase de Andrew era interceptado por Pascual, devolviendo el balón a su equipo. Sin embargo, la defensa de Pioners hacía los deberes y obligaba a efectuar un punt a los de Badalona, tras tres jugadas. Ahora sí, Robinson conectaba con Martín un pase largo que dejaba el balón en la yarda 8 de Dracs. Y desde ahí conectaba con John Sheffield #6 dentro de la end zona para anotar un touchdown; Vélez conseguía el punto adicional de chut. La defensa volvía a obligar el punt tras tres jugadas y Robinson volvía a conectar con Sheffield en medio campo, quien corría 40 yardas para conseguir el touchdown que les dejaba sólo un punto por debajo. Al ataque los Dracs, que intentaban los cuatro downs en jugada, sin conseguir las 10 yardas necesarias, volviendo el balón a Pioners.

Comenzaba el último cuarto con Robinson repartiendo balones entre todos sus receptores, avanzando rápidamente el balón. Finalmente, un pase de 12 yardas sobre Martín en la esquina de la end zone, daba los puntos necesarios para poner a los ribereños por delante en el marcador; Vélez anotaba el chut adicional. La defensa no aflojaba, y forzaban de nuevo el punt. Tampoco lo hacía el ataque, que estaba lanzado, y que volvía a anotar mediante una carrera de más de 40 yardas de Solà; Vélez tampoco fallaba el punto adicional y los ribereños llegaban ya a los 40 puntos. La defensa ponía la guinda a su actuación forzando un fumble, que era recuperado por Albert Fernández #8 para los rojinegros. Estos querían más, y volvían dar el balón a Solà quien, una jugada tras otra, corría con el balón. Finalmente cruzaba la goal line, en medio de varios jugadores, pero la anotación no subía al marcador por una falta, y Solà se tenía que retirar por un fuerte golpe en el cuello. Era entonces Rafa Todolí #2 el encargado de rematar la faena, con una carrera de 6 yardas; el chut de Vélez daba con el poste y no subiría al marcador. Aun habría tiempo para que los Dracs recortasen las distancias en el marcador, tras acercarse a la end zone tras tres discutibles faltas consecutivas de la defensa de Pioners. Pujadas era el encargado de atrapar el pase del touchdown que maquillaba el marcador final; el pase de la jugada adicional no tendría consecuencias.

Tras este resultado, los Pioners se colocan como líderes en solitario tras haberse enfrentado ya al segundo y tercer clasificado de la temporada pasada. El ataque, a pesar de las dificultades propias de adaptación de los jugadores foráneos en tan poco tiempo, ha sido capaz de anotar 86 puntos precisamente a dos de los rivales directos al título. Eso será de gran ayuda a lo largo de la liga, puesto que mantener el marcador de puntos en contra a cero se vislumbra complicado debido a que todos los equipos contrarios han reforzado principalmente su ataque. Eso y la capacidad de reacción y de autoconfianza ante las situaciones complicadas demostrada por el equipo que dirige Teo Polanco, hace encarar con confianza las siguientes jornadas de la LNFA.

{loadposition encontenido}
Volver arriba